Cuatro Paredes

“Te invito a mi apartamento”

Más allá de las implicaciones que semejante frase pudiera guardar, se siente muy bien el tener, finalmente, el poder de pronunciarla.

Mi apartamento (que no es solo mío, claro). Ese espacio casi vacío (sin tv, sin internet, sin nevera, sin muebles, con orgullo) que apenas empieza a sentirse propio. Ese lugar de aquelarres con buena compañía. Esa vista maravillosa de la ciudad de Cali. Ese arriendo por pagar.

Soy de aquellos que nunca se sintieron arraigados. Aun cuando no siento el ansia del camino, tampoco siento el acuciante deseo de tener un hogar. Sin embargo necesitaba desesperadamente este espacio donde no me sintiera un invitado, y una pared en la cual poner cualquier poster de Miró, cualquier cartel de película, o cualquier niña desnuda. (by the way, tengo la pared pero aun no tengo el poster, el cartel o la niña. ¿Alguien que me pueda ayudar?).

Y ahora, por fin el lobo tiene un bosque. Y un jardín de cactus. Y brindo por eso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: