Problemas de Pasión

Muy lentamente estoy reencontrando la pasión que perdí, y tras ella, el orgullo en mí mismo.

Es difícil vivir sin pasión, entendiendo pasión como aquella innegable e indefinible fuerza que mueve a las personas a construir o crear cosas hermosas. Vivir sin pasión es luchar todos los días una terrible batalla por levantarse de la cama, es sentir que cada tarea que se realiza es solo un cascarón vacío que se romperá con el menor golpe, es mirarse al espejo y no reconocerse en ese rostro mediocre que mira sin brillo en su mirada.

Y lo que es peor, recuperar la pasión es terriblemente difícil, puesto que no solo depende de ese fuego interior que la propia pasión aviva, sino que requiere de hilos externos para desplegarse por completo. Se requiere de grandes reservas de voluntad, o de grandes dosis de hastío, o de encontrar una epifanía en una palabra, un rayo de luz o una mirada.

No sé qué mezcla de lo anterior ha revivido mi pasión – aunque puedo asegurar que no ha habido mirada. De hecho, aun no es un proceso completo, y lo construido podría aun derrumbarse con una ráfaga de viento. Pero he podido reconstruir mi esperanza, y tengo más o menos claro la ruta que he de recorrer: un largo viaje a Ithaca (para un Ulises sin Penélope).

En cuanto al orgullo, componente muy importante para un lobo solitario, es consecuencia casi inevitable de vivir la vida con pasión. Y una vez regrese el orgullo, el lobo volverá a aullar a la luna llena, y a mirar con ojos de cazador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: