Archive for Artículos

A Cosmic Evolution

By Dr Laurance Doyle
(with apologies to Langdon Smith’s Evolution Poem)

 

When the Earth was young, and the Moon nearby, in a cometary sea, prokaryotic thoughts arose, what fun it is to be!

“Lets rust the world!” we all agreed, “until the iron’s done. We’ll use the oxygen we make! Come on, it will be fun!”

As huge salt mountains melted down to spice the saltless seas, the dosado tectonic dance of plate activities,

Trilobites now filled the sea, and oxygen the air, “What say we all crawl up on land? And have a picnic there!”

“We’ll bring amphibians and trees, and Oh, it will be fun! And bring some extra ozone to protect us from the Sun.”

So off we went, and partied on, from cynodont to ‘saur. Time flies when one is having fun. Then from a distant shore,

We saw a comet hit the ground, the best I’ve ever seen. It turned the Moon a pretty blue, the Sun a shade of green.

“Now that’s a party!” we all sang, and went to mammals be. The ‘saurs became a little flock of ornithology.

The trees were great, but it was late, so onto two we strode. And chipped some stone and built some fires to warm the cave abode.

“Already the Holocene? My how the time does fly! Seems like t’was but yesterday, when the Moon was nearby.”

Now here we are, upon the Moon. Next—to another sun! A galaxy to party in. I said it would be fun!

(SPACE.com — A Cosmic Evolution)

Anuncios

El Triunfo de una Idea

Se supone que no se debe juzgar un libro por su portada, pero con ésta fue amor a primera vista:

Evolution - The Triumph of an Idea - Thumb

 

Y no me equivoqué al juzgarlo. El libro es una completa y hermosa historia sobre la evolución, su surgimiento como idea, y sus consecuencias.

Me gustaría pensar, tal como al autor le gustaría, que la evolución ha triunfado por fin, y se ha ganado el puesto que merece en la historia de la humanidad como el más grande descubrimiento científico de las ciencias de la vida, pero tal como escriben en su introducción, en la medida en que se acumulan más evidencias para respaldarla, crece la virulencia con la que es atacada.

‘No creo en la evolución’ es algo que he escuchado muchas veces. Pero esta frase tiene un importante error en su construcción. La evolución no es una creencia, es un hecho científico. La diferencia es clara: Las creencias se construyen con fe, los hechos científicos con pruebas. Las creencias no necesitan pruebas, los hechos científicos no necesitan fe. Tomaré un fragmento de la introducción:

“Las tareas de la ciencia son dos: determinar, lo mejor posible, el carácter empírico del mundo natural, y determinar por qué nuestro mundo opera como lo hace y no de otra forma. Es decir, la ciencia especifica hechos y valida teorías. La ciencia, como los mismos científicos solemos afirmar, no puede establecer verdades absolutas, y por esto nuestras conclusiones siempre permanecen tentativas. Pero este saludable escepticismo no puede extenderse al punto del nihilismo, y nosotros podemos establecer que ciertos hechos han sido comprobados con suficiente confianza y pueden designarse como verdades en todo el significado legítimo y vernacular de la palabra. (…) La evolución, el concepto organizador básico de todas las ciencias biológicas, ha sido validado hasta este punto, y por eso puede designarse como verdad o factual.

[…]

Más generalmente, tomando la ‘ducha de agua fría Darwiniana’ y mirando una realidad factual a la cara, podemos finalmente abandonar la falsa esperanza cardinal de las edades: que la naturaleza factual puede especificar el sentido de nuestra vida validando nuestra inherente superioridad, o probando que la evolución existe para generarnos en la cumbre del propósito de la vida. En principio, el estado factual del universo, cualquiera que este sea, no puede enseñarnos cómo debemos vivir o qué deben significar nuestras vidas, porque estas cuestiones éticas de valor y significado pertenecen a diferentes ámbitos de la vida humana, como la religión, la filosofía o los estudios humanos. (…) Los hechos son solo hechos, en toda su fascinación, su prístina belleza, y, en ocasiones, su infortunada necesidad (la vejez y la muerte son ejemplos obvios), y la rectitud ética, o el significado espiritual residen en otros dominios de la curiosidad humana.”

“Today we are probably living in the most peaceful time in our species’ existence”

Eso dice la sicologa evolucionaria Steven Pinker en la conferencia TED (a la cual, por cierto, me gustaría asistir alguna vez).

Human beings aren’t killing each other as much as they used to – really.

Lo que más me impactó:

“If the death rate of tribal warfare had prevailed in the 20th century, there would have been 2 billion deaths

Es bueno saber que vivimos tiempos de paz y tranquilidad.

Why do fools fall in love?

Blame the neuro-chemicals that fuel the brain’s built-in reward system. Triggered by the sight (or smell) of that special someone, the brain releases dopamine, upping the desire for sex. Serotonin levels plummet, creating that “can’t live without you” feeling. The attachment chemicals, oxytocin and vasopressin, also kick in. No fool can resist.

tomado de Wired: What We Don’t Know

Ese punto azul pálido

Earth, seen as a pale blue dot from Saturn.

Ese pequeño punto de luz que se ve en esta imagen (compuesta) de Saturno, tomada por la sonda Cassinni, es el lugar donde se desarrollan todos nuestros dramas cotidianos. Y es tán pequeño…

(fuente: Earth: The Lone Pale Blue Dot?)

El Limbo, en el limbo

El limbo ha sido abolido (o demolido, quizás).

Ese extraño lugar (¿alguien alguna vez entendió completamente qué era?) que durante siglos fue motivo para que prácticamente todo niño nacido en una comunidad católica haya sido bautizado, resulta que ya no existe más. ¿O será que en la decisión papal se indica que nunca existió?

En fin, al papa (y tal como nos lo indica la iglesia católica los papas son infalibles) al parecer nunca le gustó mucho la idea de la existencia del limbo, por considerarla “solo una hipótesis teológica”.

Me uno a la opinión del autor del artículo: ¿entonces el limbo era solo una hipótesis teológica, y el cielo, el infierno y el purgatorio son más que eso? ¿Qué diablos son?

Es bueno saber que la estructura del cielo es lo suficientemente flexible para que un solo hombre pueda cambiarla sin problemas. Eso es lo que los ingenieros llaman facilidad de actualización.

« Previous entries